ABR-Initia Abogados

Los productos financieros complejos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

La primera oportunidad que tuvo nuestra área jurídica de conocer los productos financieros complejos vino de la mano de las obligaciones o valores del Santander, pocos días después, un caso de SWAP.

¿Qué era eso? Obligaciones, valores, Swaps…¿¡?!. Tras una inicial aproximación a la materia, escojo las consideraciones de la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm. 2 de Las Palmas de Gran Canaria de 30/03/2.010:

“La única conclusión a la que puede llegarse, siguiendo las máximas de experiencia, una vez leídos y releídos por este Juzgador los contratos aportados, es que difícilmente pueden ser calificados como contratos sencillos y comprensibles por un cliente medio…
…y para su normal entendimiento resulta necesaria una formación financiera superior a la media.”.

En este caso concreto se estaba refiriendo a los contratos SWAPS.

Me quedo con esta Sentencia por la perplejidad que muestra el Juzgador de Instancia, perplejidad que no podemos mÁs que compartir, ya que, una vez leído y releídos el tríptico informativo de los valores del Santander, los contratos SWAPS, se llega a la conclusión de que son productos que, para su comprensión, hacen necesario, no ya una formación básica, si no formación financiera avanzada y superior a la media.

Con esto, quiero retomar la introducción de estos artículos bancarios y la cultura de donde hay que firmar del ciudadano, de la gente normal, de los pequeños ahorradores, administradores , representantes de Pymes, en definitiva, del común de los mortales que, audaces y osados, suscribieron valores, obligaciones convertibles, participaciones preferentes o cuotas participativas, y ese buen número de productos bancarios de cuyo nombre no me puedo acordar, puesto que solo pronunciar el nombre de estos productos ya es complejo.

Por lo que, o España estaba llena de ingenieros financieros o aquellos comunes mortales, firmaron lo que sus entidades le aconsejaron, y dijeron… ¿dónde hay que firmar?

[:en]La primera oportunidad que tuvo nuestra área jurídica de conocer los productos financieros complejos vino de la mano de las obligaciones o valores del Santander, pocos días después, un caso de SWAP.

¿Qué era eso? Obligaciones, valores, Swaps…¿¡?!. Tras una inicial aproximación a la materia, escojo las consideraciones de la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm. 2 de Las Palmas de Gran Canaria de 30/03/2.010:

“La única conclusión a la que puede llegarse, siguiendo las máximas de experiencia, una vez leídos y releídos por este Juzgador los contratos aportados, es que difícilmente pueden ser calificados como contratos sencillos y comprensibles por un cliente medio…
…y para su normal entendimiento resulta necesaria una formación financiera superior a la media.”.

En este caso concreto se estaba refiriendo a los contratos SWAPS.

Me quedo con esta Sentencia por la perplejidad que muestra el Juzgador de Instancia, perplejidad que no podemos mÁs que compartir, ya que, una vez leído y releídos el tríptico informativo de los valores del Santander, los contratos SWAPS, se llega a la conclusión de que son productos que, para su comprensión, hacen necesario, no ya una formación básica, si no formación financiera avanzada y superior a la media.

Con esto, quiero retomar la introducción de estos artículos bancarios y la cultura de donde hay que firmar del ciudadano, de la gente normal, de los pequeños ahorradores, administradores , representantes de Pymes, en definitiva, del común de los mortales que, audaces y osados, suscribieron valores, obligaciones convertibles, participaciones preferentes o cuotas participativas, y ese buen número de productos bancarios de cuyo nombre no me puedo acordar, puesto que solo pronunciar el nombre de estos productos ya es complejo.

Por lo que, o España estaba llena de ingenieros financieros o aquellos comunes mortales, firmaron lo que sus entidades le aconsejaron, y dijeron… ¿dónde hay que firmar?

[:]

Más noticias

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *