ABR-Initia Abogados

CLAUSULAS SUELO: La sentencia definitiva.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Según han hecho público los medios de comunicación en los últimos días, el próximo 21 de diciembre será la fecha en que conoceremos el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre las conocidas cláusulas suelo, el cual pondrá en principio fin a la única cuestión controvertida que quedaba al respecto: Si una vez declarada su nulidad, deben los bancos devolver el total de lo cobrado de más por su aplicación o si, como hasta la fecha, tendrán que devolver únicamente lo indicado por nuestro Tribunal Supremo, desde 9 de mayo de 2.013.

Cabe recordar que este verano conocimos el sentido del informe que al respecto presento al Tribunal el Abogado General del TJUE, el cual se mostraba partidario de la tesis del Supremo, desfavorable para los afectados por esta mala práctica. Si bien en una mayoría de los casos el TJUE sigue los informes de este Abogado General, lo cierto es que no siempre es así, por lo que queda abierta la puerta para todos aquellos que se encuentren reclamando o que piensen hacerlo en un futuro.

La diferencia entre un fallo en uno u otro sentido, en función del año de firma de la hipoteca, puede suponer una diferencia de varios miles de euros para las personas afectadas. Y, lo cierto, es que una aplicación estricta de la Ley debería llevar a declarar la procedencia de la devolución del 100 %  lo cobrado de más, con intereses, en coherencia con el principio general del Derecho que dice que lo que es nulo no produce efectos. El problema es que hablamos de cláusulas que afectan a un elevadísimo número de personas y entidades y, teniendo en cuenta los problemas por los que había atravesado el sector bancario español, el Supremo decidió no aplicar la literalidad de la Ley, sino mitigar sus efectos en aras de la estabilidad macroeconómica. Todo ello de una forma muy criticable y con una pobre justificación legal, según nuestro criterio.

Lo que es seguro es que, sea cual sea el sentido del fallo, si se quiere recuperar lo cobrado de más por los bancos y cajas hay que reclamar y llegado el caso, demandar. Precisamente por afectar esta sentencia a un número tan elevado de personas, no acudirán las entidades financieras por su cuenta y riesgo a devolvernos nuestro dinero, al menos no sin intentar ganar algo a cambio. Por ello, si es usted de los pocos que quedan por reclamar lo que es suyo a los bancos, le animamos a ponerse en contacto con nosotros para iniciar cuanto antes los trámites que el permitan recuperar su dinero.

[:]

Más noticias

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *